Investigadores encuentran el virus de La Crosse en los mosquitos Aedes japonicus

Investigadores encuentran el virus de La Crosse en los mosquitos Aedes japonicus

9 de abril de 2015

<img src="https://antimoscas.es/wp-content/uploads/aedes-japonicus.jpg"

</Los investigadores han encontrado otra especie de mosquito invasor que porta el virus responsable de la encefalitis de La Crosse en la regi贸n de los Apalaches. En la edici贸n de abril de 2015 de Emerging Infectious Diseases, la Dra. Camille Harris, ecologista de enfermedades de la fauna silvestre, y sus colegas reportan haber encontrado Aedes japonicus mosquitos portadores del virus en el suroeste de Virginia. Esta es la primera vez que se han encontrado mosquitos Ae. japonicus con el virus de La Crosse.

<img src="https://antimoscas.es/wp-content/uploads/harvey-black.jpg"

Hugo Blanco

Antes de 2001, el 煤nico mosquito que se sab铆a que transmit铆a la enfermedad era el mosquito de los 谩rboles del Este, Aedes triseriatus. Luego se descubri贸 que una especie invasora conocida como el mosquito tigre asi谩tico (Aedes albopictus) tambi茅n pod铆a transmitir el virus de La Crosse.

"Con tres especies de mosquitos capaces de transportar el virus, existe el potencial de que pueda persistir en 谩reas en las que tal vez no se haya encontrado antes", dijo Harris, quien realiz贸 la investigaci贸n como estudiante de posgrado en Virginia Tech.

La encefalitis de La Crosse es la principal causa de la encefalitis arboviral en los ni帽os.

Mientras que muchas personas infectadas permanecen sin s铆ntomas, el virus puede causar fiebre, dolor de cabeza, n谩useas, v贸mitos y letargo. Los ni帽os menores de 16 a帽os son particularmente vulnerables, seg煤n los Centros de Control de Enfermedades de los Estados Unidos, y pueden sufrir hinchaz贸n del cerebro, convulsiones, par谩lisis y coma. La mayor铆a de los casos ocurren desde principios de la primavera hasta el oto帽o.

Seg煤n el CDC, la mayor铆a de los casos han sido reportados en la parte alta del medio oeste. Pero cada vez se han encontrado m谩s casos en el sudeste. Entre 2004 y 2013, por ejemplo, se reportaron 182 casos en Carolina del Norte y 102 en Tennessee.

T铆picamente, se reportan de 80 a 100 casos anualmente.

<img src="https://antimoscas.es/wp-content/uploads/camille-harris-2-740pxw.jpg"

Dra. Camille Harris recolectando mosquitos de un sitio de campo, incluyendo Ae. japonicus mosquitos.

"Los hallazgos ciertamente son muy interesantes en el contexto de los estados donde estos mosquitos podr铆an ser m谩s abundantes y m谩s propensos a alimentarse de humanos en comparaci贸n con Ae. triseriatus", dijo la Dra. Susan Paskewitz, una entom贸loga de la Universidad de Wisconsin-Madison que no particip贸 en esta investigaci贸n.

Para poder manejar mejor la situaci贸n, la Dra. Harris dice que los investigadores necesitan ver si el virus vivo puede ser encontrado en Ae. japonicus en estados como Virginia Occidental y Carolina del Norte.

Harris y sus colegas obtuvieron muestras de Ae. japonicus ya en 2005, demostrando que la especie invasora hab铆a encontrado efectivamente un hogar en la regi贸n. Ella obtuvo las muestras utilizando trampas para mosquitos en una zona boscosa del sudoeste de Virginia.

Ae. albopictus fue detectado por primera vez en Houston en 1985 y se cree que lleg贸 en cubiertas de neum谩ticos de Asia. Desde entonces se ha extendido en los EE.UU. y ahora se encuentra tan al norte como el sur de Ohio, Indiana, Illinois y Pennsylvania.

Como Ae. albopictus, Ae. japonicus tambi茅n es de Asia Oriental y es nativo de Jap贸n y Corea. Es com煤nmente conocido como el mosquito asi谩tico de los arbustos o el mosquito de las rocas. Se encontr贸 inicialmente en los EE.UU. en 1998, y, al igual que Ae. albopictus, se ha extendido por todo el mundo.

Ae. japonicus se reproduce en aguas estancadas, y se encuentra com煤nmente en los bosques y en las altas elevaciones.

Mientras que se sabe mucho sobre estas dos especies, todav铆a quedan preguntas por responder. Por ejemplo, a los investigadores les gustar铆a saber m谩s sobre c贸mo Ae. japonicus transmite el virus de La Crosse. Los mosquitos son infectados por el virus cuando las hembras toman comida de roedores infectados, como ardillas o ardillas listadas. Pero los cient铆ficos a煤n no saben si Ae. japonicus puede propagar el virus verticalmente, es decir, si un mosquito adulto puede transmitirlo a sus huevos y larvas. Si es as铆, aumentar铆a claramente la probabilidad de que el virus se transmita a los humanos. Otra pregunta se refiere a c贸mo el virus afecta el comportamiento alimenticio de los mosquitos Ae. japonicus. El Dr. Harris se帽ala la investigaci贸n del Dr. Bryan Jackson y sus colegas que muestra que altera la forma en que se alimentan los Ae. triseriatus. En un estudio de laboratorio, los mosquitos infectados tomaron peque帽as cantidades de sangre de roedores y se alimentaron m谩s frecuentemente que los mosquitos no infectados. El mismo estudio inform贸 que los mosquitos infectados Ae. albopictus tambi茅n tomaban comidas de sangre m谩s peque帽as de roedores, pero no se alimentaban con m谩s frecuencia.

Adem谩s del virus de La Crosse, hay evidencia de que Ae. japonicus tambi茅n puede ser un vector competente de la fiebre del dengue, la chikungunya y otras enfermedades.

<p

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *

Informaci贸n b谩sica sobre protecci贸n de datos Ver m谩s

  • Responsable A C Z.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimaci贸n Su consentimiento.
  • Destinatarios  banahosting.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Informaci贸n Adicional Puede consultar la informaci贸n detallada en la Pol铆tica de Privacidad.

Subir
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines anal铆ticos y para fines de afiliaci贸n y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus h谩bitos de navegaci贸n. Al hacer clic en el bot贸n Aceptar, acepta el uso de estas tecnolog铆as y el procesamiento de sus datos para estos prop贸sitos. Ver Pol铆tica de cookies
Privacidad