Las preferencias de hospedaje del 谩rbol de Stink Bugs pueden proporcionar pistas de gesti贸n

Las preferencias de hospedaje del 谩rbol de Stink Bugs pueden proporcionar pistas de gesti贸n

30 de junio de 2015

Halyomorpha halys), una especie invasora nativa del este de Asia, se ha extendido a la mayor铆a de los estados de EE.UU., partes de Canad谩 y varios pa铆ses europeos. La criatura se da un fest铆n con una amplia variedad de frutas, verduras, soja y plantas ornamentales.

Kevin Fern谩ndez

Nueva investigaci贸n publicada en Environmental Entomology en un art铆culo llamado "Ocurrencia del Chinche Apestoso Marmorado Marr贸n, Halyomorpha halys (Hem铆pteros: Pentatomidae), sobre Hospederos Silvestres en Bosques No Manejados y Campos de Soya en Carolina del Norte y Virginia" puede ofrecer a los cultivadores alg煤n alivio, sin embargo. Cient铆ficos de Virginia, Carolina del Norte y Georgia han descubierto que estos chinches apestosos prefieren ciertos hu茅spedes silvestres, como el 谩rbol del cielo, la catalpa, la madera amarilla, la paulownia, la cereza, el nogal, el capullo rojo y la uva. Este conocimiento, seg煤n los autores, deber铆a "ayudar en la b煤squeda de H. halys en nuevas 谩reas, as铆 como servir como un predictor de la probabilidad de que una cierta 谩rea atraiga y sostenga grandes poblaciones de H. halys"

"Durante la primera parte del verano, m谩s o menos ahora, hay bichos en esos 谩rboles poniendo huevos", dijo el coautor Dr. Thomas Kuhar, profesor asistente de entomolog铆a en Virginia Tech. "Van a eclosionar y luego van a empezar a desarrollarse y m谩s tarde en ese borde, dondequiera que haya 谩rboles, ah铆 es donde vas a tener una invasi贸n del insecto movi茅ndose hacia un producto agr铆cola"

"Los autores tambi茅n encontraron que los chinches apestosos prefieren los bordes de los campos de cultivo, y sabiendo eso puede dar a los agricultores pistas sobre d贸nde y d贸nde no rociar con pesticidas.

"Aprendimos que no se mueven muy lejos", dijo Kuhar. "Si se trata de un gran campo de soja, s贸lo los encontrar谩s en los primeros cincuenta pies del borde. Tenemos tres a帽os de datos que muestran que los cultivadores s贸lo tienen que tratar el per铆metro del campo. Los bichos realmente no se mueven hasta el centro del campo. Les gusta esa 谩rea boscosa adyacente. Parte de la raz贸n por la que los bichos apestosos se quedan cerca de los bordes de los campos tiene que ver con la comida, y parte de ello tiene que ver con las temperaturas. Los campos planos pueden ser calurosos, por lo que los insectos escapan a la sombra de los 谩rboles.

"Es bueno para moverse hacia adelante y hacia atr谩s para la comida, y requieren de esa sombra cuando te metes en el calor del verano," dijo Kuhar. "Los bichos no pueden tolerar temperaturas extremadamente altas. As铆 que esa es otra informaci贸n que hemos aprendido, que si tienes un d铆a de 100 grados y est谩s en un campo abierto de algod贸n, los bichos probablemente no van a sobrevivir a eso. Hemos tratado de poner insectos en bolsas de malla en las bolas de algod贸n para ver su efecto en el algod贸n. Encontramos ese experimento desafiante porque cuando lo hicimos en Virginia, en d铆as que exced铆an los 100 grados, matar铆a a todos los bichos. Empieza a decirnos que los bichos necesitan ciertas cosas, temperaturas un poco m谩s frescas y la posibilidad de llegar a zonas sombreadas, por eso ese borde es importante. Sin mencionar que estas primeras plantas hospederas son estos 谩rboles. Es un hallazgo clave, especialmente cuando este insecto se mueve a otros estados desde los estados del Atl谩ntico medio. Extendi茅ndose hacia el sur y extendi茅ndose hacia el medio oeste, obtendr谩 diferentes tipos de h谩bitat. Los estados del Atl谩ntico medio pueden ser absolutamente favorables para 茅l, porque tenemos nuestros Montes Apalaches y muchos de nuestros campos agr铆colas est谩n rodeados de bosques. Mientras que cuando se llega al Medio Oeste y al Cintur贸n de Ma铆z, ese no es el caso. Y cuando llegas al sur profundo, de repente hace calor y tenemos grandes campos abiertos. Estos hallazgos, a medida que el insecto avanza, pueden mostrar que esto puede no ser tan importante en algunos de estos grandes campos que todo el mundo pensaba, as铆 que eso es algo nuevo." Es una buena noticia para los agricultores del Medio Oeste y el Sur, pero puede haber m谩s. De acuerdo con el Dr. Kuhar, la naturaleza puede eventualmente poner a la BMSB bajo control.

"Tambi茅n estamos viendo algunos de nuestros enemigos naturales nativos que est谩n ah铆 fuera, depredadores que se est谩n comiendo a los bichos o parasitoides que los pican y se desarrollan en ellos", dijo. "驴Algunos de estos nativos est谩n empezando a reconocer el marr贸n marmorado ahora? Hay un peque帽o indicio de que cada vez m谩s estamos viendo depredadores y parasitoides naturales que empiezan a atacar a este insecto. Es una de estas cosas que con el tiempo indica que la naturaleza puede enderezarse y volver a equilibrarse. Es una teor铆a, pero es una teor铆a que ha sido probada antes. Cualquier otra cosa que haya ocurrido antes y que haya sido una invasi贸n, con el tiempo la Madre Naturaleza se cuida a s铆 misma. No hay mucho que podamos hacer para manipular el sistema, s贸lo dejemos que suceda y tomemos nota de si m谩s insectos se est谩n comiendo a los bichos apestosos."

- Ocurrencia de la chinche apestosa marmorada marr贸n, Halyomorpha halys (Hemiptera: Pentatomidae), en hospederos silvestres en bosques no manejados y campos de soja en Carolina del Norte y Virginia

Kevin Fern谩ndez es un escritor cient铆fico independiente que vive en Connecticut. Ha publicado en peri贸dicos, enciclopedias y en l铆nea.

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *

Informaci贸n b谩sica sobre protecci贸n de datos Ver m谩s

  • Responsable A C Z.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimaci贸n Su consentimiento.
  • Destinatarios  banahosting.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Informaci贸n Adicional Puede consultar la informaci贸n detallada en la Pol铆tica de Privacidad.

Subir
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines anal铆ticos y para fines de afiliaci贸n y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus h谩bitos de navegaci贸n. Al hacer clic en el bot贸n Aceptar, acepta el uso de estas tecnolog铆as y el procesamiento de sus datos para estos prop贸sitos. Ver Pol铆tica de cookies
Privacidad